Liliana Dip, la primera egresada de una escuela técnica de Rosario

Las materias que en el pasado de la educación argentina se llamaban Labores o Actividades Prácticas plasmaban una división por género de tareas que tanto mujeres como hombres pueden y deben realizar. Historias que se entrecruzan para reconstruir un sentido

I. La valentía como bandera

Liliana Dip fue la primera mujer egresada de una escuela técnica de Rosario de la que tenga registro el Ministerio de Educación. La única chica entre 700 alumnos del Colegio Industrial que se recibió de técnica mecánica en 1983. A sus compañeros les entregaron el diploma sus profesores, a ella su mamá. A juzgar por la manera en que la trataron durante los años de cursado, es probable que ninguno de sus docentes quisiera entregarle el título. Pero a Liliana eso no le importó. Al contrario, recibió como un regalo de la vida aquel abrazo con su madre. Pasaron casi cuarenta años y se emociona mientras lo recuerda. Saca un pañuelo de su guardapolvo azul y se seca las lágrimas.

Dip fue a contramano del sistema educativo en su adolescencia y a los 56 años conserva ese mismo espíritu. “Decidí estudiar técnico proyectista de máquinas y herramientas en la Escuela Industrial Nº 199, donde sólo admitían a varones, porque me emocionaba pensar en crear máquinas que pudieran mejorar la vida de la gente. Era un colegio religioso y como yo era la única mujer me tomaron numerosos exámenes de ingreso. En casi todos me saqué diez, y el sacerdote rector me aceptó con la condición de que «no perdiera la ética»”, recuerda. Paradójicamente, dentro de la institución quienes no fueron éticos fueron sus instructores.

“Tuve algunos profesores muy crueles: si un varón se equivocaba en una rayita del dibujo técnico, le dejaban borrar. Pero a mí me rompían la hoja entera y me obligaban a hacer todo de nuevo. O si yo me sentaba en un lugar, mis compañeros se corrían a la otra punta, así que a todos los trabajos prácticos los hice sola.  Fue una época muy difícil”, cuenta. Durante siete años la comunidad educativa le dijo de todas las formas posibles que su lugar estaba en otro lado. Pero ella siguió. “Yo estaba muy segura de lo que quería ser”, dice sonriendo, sin ningún atisbo de resentimiento.

Fotos: Sebastián Vargas

Seguir leyendo en la ed. impresa #04

Leé las notas completas en la edición impresa. Ver puntos de venta

1 respuesta en “ Liliana Dip, la primera egresada de una escuela técnica de Rosario ”

Deja un comentario