Categorías
Barullo semanal

Patrimonio Rosarino: Documento del grupo Basta de demoliciones

A partir de la venta del histórico hotel Madame Safó (hoy Ideal) ubicado en barrio Pichincha, surgieron inquietudes sobre patrimonio arquitectónico de Rosario, que fueron plasmadas en un documento colaborativo.

Parte I

Entendemos que Rosario tiene un gran potencial para el turismo y la calidad de vida se sus habitantes. ¿Cuáles son las campañas que desarrolla el Municipio de Rosario para generar puestos de trabajo que se apoyen en la identificación, la difusión de nuestro Patrimonio y el fortalecimiento de nuestra identidad?

Como ciudadanos de Rosario nos preocupa la falta de protección del Patrimonio arquitectónico y urbanístico de Rosario.

La falta de generación de contenidos sobre nuestro Patrimonio

La falta de difusión de contenidos ligados con nuestro Patrimonio.

La ausencia de contenidos sobre historia de Rosario y Patrimonio en la educación de los alumnos rosarinos de nivel primario, secundario y en términos generales de los rosarinos.

La falta de apoyo a actividades que emprenden organizaciones y grupos para promover el Patrimonio de Rosario.

Parte II

Entendemos que en Rosario desde 1984 -a meses del regreso de la Democracia y del funcionamiento del Concejo- existe una Comisión Asesora creada por Ordenanza 994 para temas de Patrimonio conformada por representantes de diferentes instituciones.

¿Quiénes son sus miembros? ¿A quiénes representan? ¿Cuándo se reúnen?

¿Qué temas tratan? ¿Dónde están publicadas sus resoluciones, para que los ciudadanos podamos tener acceso?

Y también creado por decreto 2791 desde 1987 existe el Programa de Patrimonio Municipal. En el decreto se enuncia una muy vasta lista de intenciones para los que fue creado.

¿Quiénes lo integran? ¿Cuándo se reúnen?

¿Qué temas tratan? ¿Dónde está publicado su accionar?

¿Qué proyecto y «lineamientos» tienen de aquí a tres años?

Por otra parte desde 2008 se realizan Convenios Urbanísticos entre privados y el Concejo Municipal que son evaluados por una comisión conformada por profesionales municipales.

¿Tienen libertad para sostener sus decisiones?. ¿No debería también estar presente el ciudadano que habita la ciudad, mediante profesionales ligados al urbanismo y la historia en esa Comisión Evaluadora de Proyectos Urbanísticos. CEPU y no solo profesionales ligados a la construcción?

¿Quiénes son sus miembros? ¿Cuándo se reúnen?

¿Qué temas tratan? ¿Dónde están publicadas sus resoluciones? ¿Dónde se publica cada Convenio Urbanístico para que podamos consultarlos los ciudadanos?

Además la Secretaría de Planeamiento en el año 2020 ha generado reuniones virtuales con Colegios Profesionales para rever normativas que preservan el Patrimonio con la presencia de representantes elegidos por cada colegio- , pero sin la presencia de los profesionales del Consejo del Programa Municipal de Patrimonio. Tampoco los ciudadanos que vivimos la ciudad y los profesionales no ligados a la construcción, pero no por eso menor importancia como Urbanismo, Patrimonio o Facultades, como la de Arquitectura Planeamiento y Diseño – cuyos profesionales realizaron el inventario en 2008. Algunos obras ejecutadas por el municipio han sido a poco de inauguradas deshechas y vuelta a hacer, en algunos casos porque no han sido suficientemente pensadas o resueltas en su programa.

¿Los planes urbanos son creados por profesionales especialistas y se modifican por el sector afectado según conveniencias particulares?

Parte III

Nos preocupa que la Secretaría de Planeamiento, de la cual depende el Programa Municipal de Patrimonio publique en su Instagram un posteo donde debajo de la palabra PATRIMONIO promociona la digitalización del “trámite” de “viabilidad patrimonial” que permite demoler… por ejemplo. Y no implica un mayor conocimiento sobre: autores, año de permiso,, digitalización de antiguos expedientes de obras en pie y demolidas, biografía de los autores y constructores y en definitiva la creación de un saber para que podamos valorar y difundir el Patrimonio de Rosario.

Los «lineamientos» que explícita el Programa de Patrimonio en la página municipal son buenas intenciones que deberían ser llevadas a cabo en la medida de lo posible sin prisa y sin pausa para honrar el motivo de su creación y que no sea solo un enunciado «conveniente».

Acciones como «Reconocer, promover, estimular y valorar” -Slogan que utiliza para promocionar obras el Colegio de Arquitectos Distrito 2 Rosario.-. puede también ser replicadas por la Secretaria de Planeamiento y el Programa de Patrimonio.

¿Conocen la historia del edificio de la foto Rosarinos?

¿Qué funcionó allí? ¿A quién perteneció?

¿Quién lo construyó? ¿Cómo era su imagen?

¿Quién trabajo ahí?

Parte IV

Desde la creación de la Comisión Asesora de Patrimonio en 1984 a la fecha ha habido muchos cambios tecnológicos y si se puede hacer campañas en facebook y en Instagram para educar a la población sobre prevención de enfermedades también se pueden hacer contenidos para difundir y valorar el Patrimonio mediante esas mismas plataformas.

El curso de Monumentos Nacionales fue seguido por muchas personas y en todo el territorio.

Hay que generar contenidos sobre Rosario. Programa de Patrimonio, Cultura, Turismo, comunicación y gestión para lograr buenos contenidos.

Además nos interesaría que las instituciones municipales tuvieran mayor transparencia pudiendo tener acceso los ciudadanos a la base de datos que informen sobre convenios urbanísticos suscriptos y el acceso al archivo municipal para poder conocer quienes han construido y construyen la ciudad. Obviamente archivos que ya deberían estar digitalizados o que se digitalizaron en la medida que se consultan.

La documentación de construcciones demolidas debería generar un nuevo archivo municipal que no implique el olvido y el borrado de los datos, planos, expedientes que hacen a nuestra identidad cómo ciudad y paisaje. Es un material histórico que sirve a investigadores.

Parte V

Sería relevante que se completara con nuevas obras el Inventario de obras de la Municipalidad de Rosario, realizado según la ordenanza 8245//08 y ampliado por 8459/09. Este inventario no incluye las obras anteriores a 1957, aunque la ordenanza pedía ampliar el catálogo. Agregamos que inventariadas tampoco implica un grado de protección necesariamente, pudiendo ser protegido si se lo considerara.

El catálogo actual no incluye los edificios municipales. No sé específica los autores de cada proyecto, bajo el paraguas de la gestión municipal, privando al ciudadano de saber quién fue el Proyectista de tal o cual proyecto. teniendo el municipio una interesante colección de edificios de los cuales sabemos algunos proyectistas pero no consta, cómo por ejemplo el autor de las escaleras del Paseo Ribereño que diseñara cuando fue empleado municipal el arq. Rino Testa. De alguna manera el derecho a la propiedad intelectual no es un dato menor.

Poder valorar la arquitectura de Rosario es un paso necesario para hacerla habitable para sus habitantes que pueden identificarse con sus construcciones.

Así, al no completar el inventario quedan excluidas en la ciudad de Rosario -por su conformación en el tiempo- las obras de los últimos 64 años, y sin Protección Patrimonial si la ameritara cualquiera de estas obras y privando a los ciudadanos del conocimiento sobre ese rico Patrimonio que incluye las obra de gran interés patrimonial y turístico de una extensa lista de profesionales reconocidos y premiados como Mariano Costa, Gerardo Anatrone, Diego Arraigada, Alejandro Beltramone, César Benetti Aprosio, Fernando Boix, Nicolás Campodónico, Marcelo Caballero, José María D’Angelo, Ángel Gentiletti, Juan German Guardatti -Estudio Aire-, Rafael Iglesia, Carlos Lange, Matilde Luetich, Alfredo Molteni, Luis Rebora, Pablo Reggiardo -Obring-, Augusto Pantarotto, Marcelo Ponzellini, Hérmes Sosa, Juan Carlos Valenti, Marcelo Villafañe, Juan Carlos Viotti, Ernesto Yaqüinto, para nombrar solo a algunos y laureados internacionales cómo Alvaro Sisa, César Pelli, Ricardo Bofill y Laureano Forero, entre otros.

Brindar este conocimiento a los ciudadanos y turistas de Rosario es un interesante proyecto que dará más habitabilidad a la ciudad que sumarle pisos a la masa construida.

Parte VI

Entendemos que en la tasa municipal una parte de lo recaudado es destinada a un fondo para la conservación del Patrimonio, ¿En que se utiliza?, ¿Cómo se utiliza?, ¿Cómo es la manera de acceder para los ciudadanos?, ¿Cómo se promociona? En la actual coyuntura lo recaudado debería ser utilizado sin demoras para que se honre su propósito.

¿Por otra parte dónde se publican las compensaciones surgidas por convenios urbanísticos y su efectivización y avance?

Las Secretaria de Planeamiento podría hacer un listado de las obras donde se ha intervenido año por año y publicar los datos de cada obra y los trabajos públicos que allí se realizaron en contraprestación y los beneficios otorgados?

Además de los trabajos que se llaman «remodelaciones», se hacen rehabilitaciones y trabajos preventivos sobre el Patrimonio urbano y arquitectónico. Muchos edificios, algunos con 100 años de antigüedad pueden ser rehabilitados para ser habitados manteniendo su «impronta y carácter» y así prevenir su deterioro. También se logra la presencia de vecinos y la interacción comercial tan característica de Rosario.

¿Cuál es el proyecto de la Secretaría de Planeamiento sobre ese valioso Patrimonio arquitectónico, urbanístico y forestal de la ciudad de Rosario?

Demoler para construir implica una especulación sobre el suelo urbano, donde esté se convierte en un rehén de cada administración, pudiendo perder la ciudad su calidad de vida en desmedro de dar la oportunidad a empresarios que la ciudad puede ser una «inversión» y no un hábitat.

¿Es posible promocionar construcciones que se sustenten entre «inversión o vivienda»? ¿Hay alguna manera humana de construir la ciudad y que no implique el compromiso de hacerla habitable?

Sería un buen punto que se hicieran nuevas forestaciones en calles, con las especies adecuadas, se completara la forestación de las calles que tienen faltantes y que se resuelva el mantenimiento de los espacios verdes y su jardinería que implica: diseño, mantenimiento y riego. Además de la limpieza que es un tema tercerizado por el municipio y que debe ser controlado en cada Distrito Municipal.

También es oportuno que Planeamiento de señales de cómo será en el futuro el cableado de electricidad, teléfonos, datos y cable empezando por el presente. Ningún ‘render’ está preparado para sostener la masa de cables aéreos que hoy pueblan Rosario. Tampoco el espacio público, en el cual se limitaron los carteles privados, debe ser un espacio gratuito para empresas que cobran por su servicio y califican al espacio público como «tierra de nadie» la «Calidad de vida» de los Rosarinos no debe ser rehén de la rentabilidad empresaria.

El Concejo Municipal «remodeló» la sala de sesiones retirando los muebles históricos que sirvieron a los Concejales que nos precedieron. ¿Dónde se ubicaron los escritorios y el estrado del Concejo que fue realizado con la venta de la donación Vasallo? ¿Cómo funciona el inventario municipal?

¿Cuál es la lista de «sitios» con declaratoria de Patrimonio Histórico de nuestra ciudad?

¿Cuáles son los valores de esos edificios y cómo se difunden entre la ciudadanía?

¿Cómo se monitorea el cuidado de las obras públicas cuando se interviene el Patrimonio Municipal?

¿Quién gestiona la conservación preventiva de los bienes municipales? Porque si bien siempre son «edificios heredados» los equipos técnicos se mantienen y el área política también.

Creemos que somos más «modernos» por cambiar el edificio, pero la arquitectura nos demuestra que los que debemos cambiar somos nosotros.

Parte VII

La centralidad de Rosario se expresa de alguna forma en su registro de obras inventariadas. No hay datos arquitectónicos de que sucede o ha sucedido en los barrios. Alberdi, Saladillo, Fisherton, Echesortu por nombrar algunos están fuera del «catálogo». Autores, constructores, se vuelven anónimos.

Está pandemia irónicamente rompe con las distancias que preservan a los funcionarios que pueden cerrar la puerta y pone en evidencia la lejanía de las gestiones con respecto al ciudadano. Lo más centrado que un habitante puede estar es cuando logra su identificación con la ciudad cuando se siente rosarino y se apropia «de la buena manera» de la ciudad. No importa en qué barrio este.

Nos gustaría que la Secretaría de Turismo, Secretaría de Cultura, Secretaría de Planeamiento, los Centros de Distrito Sur, Suroeste, Oeste, Noroeste, Norte, Centro, el mismo Programa de Patrimonio Municipal y el Concejo Deliberante de Rosario con sus Comisiones apoyarán, fomentaran y colaboraran con las numerosas actividades que desarrollan la extensa red de grupos barriales ligados al Patrimonio y a la valoración de la Historia, la Identidad y la Arquitectura de Rosario.

Los grupos, por ejemplo, como Amigos de Arroyito, Asociación Amigos del Riel, Banderín de barrio, niñez, deporte y Cultura Barrio Azcuénaga, Barrio Echesortu, Barrio Fisherton, Barrio Martín, Barrio Saladillo, Barrio Villa Urquiza, Basta de Demoliciones, Buses Rosarinos, Construcciones de Rosario, Fotografías y Estampas de Rosario Antiguo, La Tablada Convivencia, Pueblo Echesortu, Patrimonialistas, Patrimonio Rosarino, Rosario Secreta, Vecinos de Barrio Luis Agote Unidos. Algunos desde hace más de 10 años realizan actividades como charlas, visitas guiadas, recorridos barriales, registro de obras, investigación sobre historia urbana, memoria barrial, catálogos, inventarios de obras y desearían que las autoridades, políticos y funcionarios -aún en pandemia- desarrollen alguna actividad que promueva el Patrimonio y la identidad de Rosario, actividades que sin dudas se convierten en calidad de vida para los habitantes de Rosario.

Redacción Barullo

Por Redacción Barullo

Proponemos construir un espacio plural donde se mezclen los géneros y las generaciones, con la calidad de los textos como única bandera.

5 respuestas a «Patrimonio Rosarino: Documento del grupo Basta de demoliciones»

Me parece excelente lo que plantea el grupo Basta de Demoliciones. En estos últimos tiempos veo demoliciones de hermosas propiedades que fueron parte de la historia de la ciudad, que las convierten en innumerables edificios que hacen de la ciudad una jaula de cemento sin pasado con un futuro incierto…… Liliana A. Capoulat – DNI 11144438

Me encantan las construcciones antiguas, son historia, no hay que demolerlas, hay que reconstruirlas, no como se hizo con la fabrica Extexa que se tiro todo abajo para hacer un espantoso shopping

Adhiero a la propuesta del grupo Basta de Demoliciones para el cuidado y revalorización del patrimonio rosarino.

Dejá un comentario