Historias mínimas

Entre los que curiosean en el stand de la provincia de Santa Fe en la Feria del Libro de Buenos Aires hay de todo, menos santafesinos. La división de espacios en La Rural de Palermo delata cierta culpa centralista. La organización “cede” el pabellón de entrada a los stands provinciales, junto a algunas otras instituciones o municipios conurbanos. Escoltado por el reluciente espacio de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires (que paradójicamente tiene como atractivo principal una réplica de la Torre de los Ingleses), por las provincias de Salta y Corrientes y la por Unión del Personal Civil de la Nación, está ubicado el stand de Santa Fe.

Muchos correntinos merodean entre las publicaciones, como Leopoldo que es ingeniero –igual que el presidente Mauricio Macri– y viste elegante sport con prendas de empalagosos colores pasteles. Explica que el stand de Corrientes es muy pobre, como la provincia, por eso indaga en el de los vecinos geográficamente más cercanos. Descubrió de grande el placer de la lectura y le interesan las novelas, pero “esas que tratan de hechos históricos”, por eso está detenido frente al libro titulado Luis Bonaparte, periodismo libre y pensamiento del catedrático y músico Hipólito G. Bolcatto. Está convencido de que se trata del sobrino del gran Napoleón, de quien Hegel había dicho que era el mismísimo espíritu del mundo montado a caballo. Del sobrino Luis, Marx afirmó que era un personaje mediocre y grotesco, llamado a representar el papel de héroe en la convulsionada Francia a mediados del siglo XIX, tan sólo por un azar de las circunstancias. Pero este Luis del que habla el libro no tiene nada que ver con todo eso, es un hombre de ideas y acción política, nacido en Bragado (provincia de Buenos Aires), pero que se formó y desarrolló la mayor parte de su actividad literaria y periodística en Santa Fe, siempre del lado mitrista de la vida. Es el tercer trabajo de Bolcatto sobre el personaje. Leopoldo no tardará en descubrir la verdad, para su suerte o desgracia.

No es la única curiosidad que hay entreverada entre los libros de la editorial Homo Sapiens, especializados en educación, o los de la borgeana Beatriz Viterbo, pionera en ediciones independientes publicó gran parte de la obra nada menos que de César Aira, desde el célebre Copi en adelante–. Mientras, el mundo sigue decretando muertes y más muertes: del sujeto, de la historia, de las ideologías y, por supuesto, del socialismo; en una de las mesas y con un pretencioso título descansa el libro Tras la huella socialista en Laguna Paiva, del arquitecto Horacio René Ayala. Seguramente debatir de qué tipo de socialismo estamos hablando nos llevaría un buen tiempo, pero si se pudo escribir sobre socialismo en Laguna Paiva, que Francis Fukuyama y sus epígonos sigan participando. También hay expuesto un texto sobre La Logia Lautaro en Santa Fe, una secta ultrasecreta, cuyos miembros se hacían llamar, precisamente, “los lautarinos”, y uno sobre Los ojos nuevos y el corazón, antología poética moderna en Santa Fe con voces de ayer y de hoy. 

Seguir leyendo en la ed. impresa #02

Leé las notas completas en la edición impresa. ¡La quiero!

Deja un comentario