Categorías
Sin categoría

Fragmento de «La vida después de la vida» (una biografía de Fito Páez)

Un día pensé en escribir un libro. Una biografía. La vida

después de la vida. Y se lo conté al biografiado.

—Ah, muy buena. Pero “Muerte a la muerte” es buena

también como título, en todo caso es para algún capítulo… aunque

La vida después de la vida es bueno –me respondió.

Eran tiempos de un suceso llamado El amor después del

amor, con un Fito Páez popular e idolatrado hace treinta años.

—¿Te aterra que alguien escriba sobre vos? —le

pregunté con cierta inocencia.

—¿Una biografía no autorizada tal vez? (Se ríe). Sí, me aterra

un poco.

—¿Te hace sentir más allá del bien y del mal?

—Me aterra la idea de que alguien piense que lo mío es

importante.

—¿Y si uno piensa lo contrario?

—Estamos en democracia. Está bien que el mundo opine para

que las cosas confronten y se pongan en funcionamiento. Yo trato

de desarmarme siempre. Lo que digo es “no le crean nada a éste”.

Insisto, es muy importante no creer que lo que uno hace es una gran cosa. Pero adelante con el libro.

Por Horacio Vargas

Periodista, escritor y productor discográfico. He cumplido con lo que sugería José Martí: “Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”. Planté un árbol (en mi casa de calle Valentín Gómez), tuve dos hijos (que continúan el camino; y la mujer de todos los días), escribí siete libros… edité 100 discos de jazz (con BlueArt Records), fundé con Pablo Feldman el diario Rosario/12 hace 29 años, y tengo un Grammy Latino en la biblioteca (ja, puedo pasar a la historia rosarina por ese premio).

Dejá un comentario

Barullo 24 ya está en la calle

A cada paso, el teatro El Círculo late. Moverse por sus rincones a través de visitas guiadas deja entrever el detalle que esconde una arquitectura simétrica y especular ubicada en algún punto difuso entre lo clásico y lo barroco. Pasen y vean.