Un poeta del silencio

El rosarino Santiago Minturn Zerva (1895-1964) fue un grabador excepcional, a quien sus pares más exigentes, como Cochet y Grela, valoraban a fondo y elogiaban sin retaceos.

Sus estampas son, pues, poemas grabados… 
Gustavo Cochet

No fue ni un tano apuesto, y con aires de petimetre como Augusto Schiavoni, ni un señorito nacido para las palmas académicas como Alfredo Guido, ni un patriarca iluminado -una suerte de Júpiter Tonante-, como su amigo Gustavo Cochet…

El “tío Jimmy” -así lo llama, desde el estrecho vínculo familiar, Arnoldo Gualino- fue más bien un taciturno oficinista huesudo y de lentes… con una frente desmesurada como la pampa, y sosteniendo entre los dedos un pucho eterno, vicio cándido pero tan arraigado, que hasta llegó a modificar el registro de su voz.

Y si uno se toma el trabajo de examinar con algún detenimiento el libro Santiago Minturn Zerva. Obra xilográfica, que la editorial de la Universidad Nacional de Rosario publicara en 1996 -una cuidada edición que todavía puede adquirirse, y a precio muy accesible, en la sede de la misma editorial-, si uno escudriña con esmero ese libro, digo, puede sacar algunas conclusiones por demás significativas…

Seguir leyendo en la ed. impresa #03

Leé las notas completas en la edición impresa. Ver puntos de venta

Deja un comentario