Leila Guerriero: “El lugar de la militancia es la obediencia y el del periodismo, la duda: son incompatibles”

Es una de las grandes cronistas de la lengua española. Lectora y viajera incesante, Guerriero deja en claro su amor sin fronteras por el oficio periodístico, pero al mismo tiempo le dice a Barullo: “Si a mí me largás en un diario a escribir noticias, lo fundo en dos días”.

De momento, Leila está experimentando con el risotto. Bah, con los arroces en general. Suele agregarle camarones, hongos e ingredientes de su cosecha y Diego, su pareja desde hace 24 años, prueba y alienta. A ella leer, correr y cocinar, “en ese orden”, son las cosas que más le importan. Y escribir, claro, sin lo que se siente sola, abandonada, culpable, desdichada.

Ahora, por ejemplo, explora la filosofía, interés que resurgió en Colombia, cuando descubrió a Griogio Agamben –“filósofo romano, muy difícil, al menos en El fuego y el relato, donde aborda, entre otros temas, el acto creativo”– y a Chul-han –“un coreano que, en La sociedad del cansancio, se vuelca al síndrome de burnout, de una sociedad en la cual todos llegamos a ser amos y esclavos”– y no puede parar de leer.

Nunca para de leer.

Leila ganó premios, es jurado de varios certámenes, escribe para El País, edita la revista Gatopardo de México, cura la colección Mirada Crónica de Tusquets pero, antes que nada, se asume como periodista.

Y lo dice.

Y le encanta.

“Cuando uno trabaja en esta profesión –explica- cualquier cosa que te haga afilar la mirada sirve muchísimo. De momento, creo que el periodismo ha caído en una cosa inocente, cándida, porque la mayoría de los colegas lee los diarios y piensa que así va a obtener todas las herramientas para poder escribir. Para mí es un error y creo que incursionar en otras narrativas te hace tener miradas más afiladas. Hay laxitud en la profesión, ya no se buscan todas las fuentes, no se chequea todo como antes, no se anda la calle…

–…y ha crecido el periodismo militante, que antes era más solapado.

–Sí, es verdad. Para mí, el lugar de la militancia es la obediencia y el del periodismo es la duda, y son incompatibles.

Seguir leyendo en la ed. impresa #03

Foto: Pablo José Rey

Leé las notas completas en la edición impresa. Ver puntos de venta

1 respuesta en “ Leila Guerriero: “El lugar de la militancia es la obediencia y el del periodismo, la duda: son incompatibles” ”

Deja un comentario