Categorías
Cultura

La traducción como alteridad del cuerpo

Contéstame, baila mi danza. Poesía para un largo rato. Selección, traducción y notas Diana Bellessi.

foto de diana bellessi
Diana Bellessi

En 1984, la mítica editorial Último Reino publicaba la primera edición de Contéstame baila mi danza, con poemas de seis norteamericanas contemporáneas en versión de su traductora, la gran Diana Bellessi, sin duda una de las poetas argentinas más valoradas. Una reedición ampliada de esta obra se publicó en Caracas en 1995 bajo el título Diez poetas norteamericanas.

Muriel Rukeyser, poeta, dice de sí misma que vivió en el primer siglo de las guerras mundiales y es justamente en ese convulsionado mundo de la Guerra Fría que Diana realizó su enorme peregrinación recorriendo a pie toda América, entre los años 1969 y 1975, durante la cual tuvo ocasión de escuchar diciendo sus poemas a Muriel y a otras tantas poetas. Fuentes autorizadas me señalan que este periplo dio lugar a la edición original del libro que en su nueva presentación ya no tiene seis ni diez, sino trece muestras de la poesía de otras tantas poetas, todas norteamericanas, todas mujeres.

Aún suenan en mí las palabras que Ingrid Proietto leyó en voz alta durante la presentación: “La traducción –dice Bellessi en el prólogo– exige también dar cauce a través de la emoción propia, a pensamientos y emociones de una voz ajena”… Esta nota está incompleta, leela en su totalidad en la ed. impresa #06.

Eugenio Previgliano

Por Eugenio Previgliano

Es egresado del Instituto Politécnico Superior y se recibió de Agrimensor en la Universidad Nacional de Rosario. Trabaja como agrimensor y docente investigador en Física Biológica. En las décadas de 1980 y 1990, participó en algunas obras de teatro tocando el piano y el saxo. Desde 1991 colabora en el diario Rosario/12. Además de cuentos y poemas en varias antologías, publicó los libros de narrativa Los territorios de Bibiana y otros lugares (Gauderio, Rosario, 1993), La pelea (Ciudad Gótica, Rosario, 2006), La tierra perdurable (EMR, Rosario, 2013) y los de poesía Alcohol para las heridas (Ciudad Gótica, 2003) y La cuerda (Editorial del Pasaje, Rosario, 2015).

Dejá un comentario