La memoria de las mujeres

Fotos: Carla Scolari

Como un espejo mudo, detrás de los muros del cementerio El Salvador se erige una ciudad duplicada. Una ciudad silenciosa donde, sin embargo, la memoria habla a través de una imponente mezcla de panteones fastuosos y destacadas obras escultóricas que enmarcan un recorrido de asombro. Ahora, que es de mañana y el sol tibio se abre paso entre las nubes que cruzan el cielo, en la escalera que baja del propileo hacia las calles internas del cementerio se amontona un grupo de personas en actitud de espera. El guardia pide por favor que dejemos libre el paso y nos entrega un folleto informativo. Al principio somos poco más de una veintena; yo, uno de los pocos varones entre un montón de mujeres. En las muñecas o en torno a las correas de sus mochilas muchas, sobre todo las más jóvenes, exhiben el pañuelo verde como bandera del corazón. Son los primeros indicios que demuestran que la de hoy no es una visita guiada más.

La convocatoria es toda una sorpresa. Para cuando llega Lilian Diodati, del Instituto Municipal de la Mujer, que oficiará de guía a lo largo del recorrido, ya nos acercamos al centenar de personas. La clara preeminencia de mujeres entre la concurrencia se sostiene sin mayores cambios: los varones somos apenas un puñado de figuras repartidas en la marea femenina que se desparrama, ahora sí, al pie de la escalera. Mientras esperamos leo algunos datos sobre el cementerio en el folleto que me entregó el guardia: que se fundó en 1856, por ejemplo, y que ocupa 11 hectáreas donde se emplazan más de 32 mil tumbas. Pero esas cifras recién me van a llamar la atención después, cuando lo escriba y descubra que la página de la Municipalidad habla de 5 hectáreas con 50 mil tumbas. Entre ambos datos se perdieron 6 hectáreas con casi veinte mil muertos. Un ejército zombi que no sé dónde andará: los white walkers rosarinos. Después nos sacamos una foto multitudinaria con la avenida central de fondo, que se abre entremedio de esa ciudad de silencio, granito y mármol.

Seguir leyendo en la ed. impresa #02

Leé las notas completas en la edición impresa. Ver puntos de venta

2 respuestas en “ La memoria de las mujeres ”
  1. Los invito a interiorizarse de la absoluta desaparición de las dieciseis Teachers of Sarmiento, que educaron a futuras maestras, desde el Normal 1 de Rosario. Nos quedan seis de ellas, inhumadas en el Cementerio de Disidentes. Hasta el siglo 21, se las había hecho desaparecer del quehacer e ideario cultural rosarino.

Deja un comentario