A modo de editorial

“En una librería de viejo, a modo de señalador dentro de un libro, encontramos esta boleta, similar en su forma a aquellas boletas del Prode. La que tenemos ante nosotros, sin embargo, sugiere desde su sigla algo cercano a un “Pronóstico poético”.

El dinero

Hace años, a finales de los ochenta, en el cruce de la calle Sarmiento con la Peatonal, tiempos en los que allí había una tienda, Chemea, que vendía camisas muy baratas fabricadas en Corea, en esa esquina, al cruzarla, se debía sortear un bosque de “arbolitos”, nombre con el que se comenzó a llamar a quienes se dedican a comprar o vender dólares al margen del mercado oficial. Aún queda alguno. Hay, eso sí, en la ciudad, una curiosa cantidad de “cuevas” que la corrección denomina “mesas de dinero” y que cumplen, entre otras más complejas, la función de ofrecer o adquirir dólares, euros o pesos. Dinero.

Leer más

Antropología del comportamiento

Esa sintaxis visual que realizamos al subir una fotografía a las redes sociales es la copia heliográfica de nuestra vida, la historia que elegimos contar. Esa expresión construye nuestra de identidad, engrosa costuras que certifican singularmente nuestro territorio y constituye también una responsabilidad. Incluso cuando se postea un bichito, es una aceptación de nuestras identificaciones fracturadas.

Leer más

Otro día

El río turbulento de la ciudad se aquieta en la librería de viejo. Allí los derrotados, los desechos que la corriente feroz dejó atrás esperan el final del recorrido entre páginas amarillentas. Buscan, sin decirlo, el antiguo fulgor que iluminó sus vidas. Creen que acaso un resto de aquel remoto sol esté allí, sobre los estantes vencidos, bajo capas de polvo, entre cientos de libros olvidados.

Leer más

El río encerrado

“Dicen que Vanzo lo contó una noche: García Lorca, que venía del Guadalquivir, que significa río grande en árabe, y que muy poco estaría enterado de nuestra geografía, miró con asombro el caudaloso Paraná y exclamó: «¿Tenéis un río?» De inmediato, viendo la verja que impedía a la gente aproximarse a él, preguntó: «¿Por qué lo habéis encerrado?»”.

Jibarización del periodismo

A Gabriel García Márquez se le ocurrió que el periodismo “es el mejor oficio del mundo” y al maestro de cronistas, Ryszard Kapuscinski, que “los cínicos no sirven para este oficio”. Lo que ambos dijeron mantiene un enorme y profundo sentido ético, pero es casi seguro que ambos se estremecerían ante la suerte de jibarización del periodismo de estos días. Opina Alicia Simeoni.

Leer más

La oscuridad

En enero del 2012, el crucero Costa Concordia dejó de flotar. El periodista Vicente Verdú leyó la conducta del capitán como una cifra de nuestro tiempo que se repite en políticos, empresarios, en fin, en los gestores del sistema. Escribe Miguel Roig.

Leer más