El emblemático local promovió que se viera en Rosario un cine más artístico, derribó prejuicios para ampliar la mirada y generó una fiel comunidad que con pasión mantiene vivo ese club de imágenes

25 mil títulos conserva Videoteca / Foto: Sebastián Vargas

Cómo cayó en ese templo sagrado no lo supo nunca exactamente. O sí, algunas pistas tuvo, comenzando por su amor al cine, y más que amor, supo después, era una entrega al magnetismo que ejercían las imágenes. Lo cierto es que cuando entró a trabajar en Videoteca no sintió que se tratase de un empleo como cualquier otro, atendiendo asuntos que no le interesaban. Al principio se paseaba por los amplios espacios del espectacular –porque él lo veía así: espectacular– local de la calle Cochabamba entre Mitre y Entre Ríos, y su vista recorría los lomos de los VHS (Video Home System, el sistema de grabación y reproducción analógica de video) y se detenía, extraía una cajita de la hilera de las estanterías y se quedaba absorto leyendo la sinopsis. De ese trance lo sacaba Carlos Perrone, el fundador, cuando le  pedía que llevara algunas películas y las acomodara según un riguroso catálogo por géneros y directores.

Continuar leyendo en la edición impresa #02

Para leer las notas completas deberá comprar la revista; priorizamos la lectura en papel. ¿Dónde se consigue?
Fabián Del Pozo timonea hoy el destino de Videoteca / Foto: Sebastián Vargas

Juan Aguzzi

Editor del diario El Ciudadano, periodista cultural, coautor de La Rosa Trovarina, libro sobre la historia de la Trova Rosarina. Escritura y cine, escritura y música y escritura y un sándwich de queso, con eso digo presente todos los días.
Juan Aguzzi

Latest posts by Juan Aguzzi (see all)

Categorías:#02 Cine Crónicas

Deja un comentario